Perfume L’Eau Froide

Perfume L'Eau Froide de Serge Lutens

En el principio fue L’Eau. Blanca, pura, limpia, fresca, tenaz y unisex. Se trataba de recuperar la sensación única al ponerse una camisa limpia. Dos años más tarde, Serge Lutens desvela su nueva creación olfativa: L’Eau Froide.

Esta vez se trata de una reinterpretación glacial y original. El nombre es sencillo y lo dice todo, una sensación fría, igual que el agua que surge de la fuente de manera inesperada.

Esta fragancia se inspira en la historia de un árbol del desierto de Somalia, el Boswellia Sacra o árbol del incienso, cuya resina -parecida a las lágrimas de cristal que rezuma su tronco- necesaria para su supervivencia bajo un sol de justicia, le garantiza un frescor mineral entre los cortos y raros períodos de lluvia a lo largo del año.

Mezclado a cuatro tipos de muscs blancos, este incienso aplicado sobre el cuello o en las muñecas, ofrece un acorde frío que se calienta suavemente hasta evaporarse en el aire. Ciertamente, es una fragancia fría, pero no deja frío a nadie. Este perfume abre, en todo caso, una nueva vía en las colecciones de perfumes Serge Lutens.

L’Eau Froide de Serge Lutens se presenta en frascos de 50 ml y de 100 ml, por un precio de 69 euros y 100 euros respectivamente.

Más información: Serge Lutens

Serge Lutens en Facebook