Perfume Eau de Lacoste L.12.12 Blanco

Eau de Lacoste L.12.12 Blanco

Lacoste lanza su primera colección de perfumes para hombres, inspirada en su polo, creado en el año 1927 por René Lacoste. Este polo es conocido con el nombre de L.12.12: L por Lacoste, 1 por referencia al piqué del tejido; el 2 significa mangas cortas, y finalmente el 12 indica el número de prototipos que hizo falta confeccionar antes de que René Lacoste quedase satisfecho con el resultado.

Lacoste ha conseguido captar la esencia de este clásico, en una colección de tres perfumes Lacoste L.12.12. El primer perfume creado lleva la firma L.12.12 Blanco, que al igual que el polo blanco, destaca por su sencillez, su frescura y su elegancia, haciendo de la fragancia un perfume fácil de llevar.

Como notas de cabeza destaca la energía del pomelo, y las notas más sofisticadas del cardamomo, el romero y el cedro, creando una primera impresión clara y limpia. La sensualidad de las notas de corazón es aportada por la tuberosa natural de Méjico, el ylang-ylang, y el olíbano. Asociado a las hojas de cedro, indiscutiblemente masculinas, el conjunto crea un efecto sutilmente contrastado.

Pero la originalidad principal del L.12.12 Blanco reside en sus notas de fondo, con acordes sensuales de cuero, de ante sueco y de madera de cedro, realzadas con la profundidad innegable del vetiver, que le da un toque muy masculino. Fresco, fácil de llevar, estilizado, y audaz, L.12.12 Blanco consigue seducir perfectamente el espíritu y la autenticidad del célebre polo L.12.12. Eau de Lacoste Blanco es un perfume floral amaderado.

Los frascos son elegantes y minimalistas, con el logo distintivo de la marca, el famoso cocodrilo bordado. La textura de la superficie del frasco recuerda mucho a la del polo.

Vídeo del perfume Eau de Lacoste L.12.12 Blanco de Lacoste

Más información: Eau de Lacoste




1 Opinión

  1. […] ahora un año que la marca de sportswear Lacoste lanzaba su gama Eau de Lacoste L.12.12. Y para celebrarlo, la firma está preparando una nueva fragancia, pero en rojo y […]